La imagen digital y la red han modificado nuestra forma de ver y de ser vistos.

Tenemos herramientas para proyectar nuestros deseos, copiar y pegar atributos, usar el poder simbólico de hipertexto para amplificar emociones y sensaciones, crear complejas arquitecturas de conexiones mediante las redes sociales, expandirnos más alla de nuestros límites fisicos...